Vídeo del día

miércoles, 23 de enero de 2008

Valoración C4 Grand Picasso

Citroën C4 Picasso 2.0 HDi 138 CV 7 plazas

Valoración: 4 sobre 5

A favor _____________________En contra

Amplitud y modularidad _________Solo con cambio manual pilotado

Equipamiento de serie __________Sin rueda de rep. con susp. neumática

Precio competitivo _____________Plazas 3ª fila justas y maletero con 7

C4 PicassoAsí llega el nuevo C4 Picasso, tanto por medidas exteriores como por luminosidad interior, habitabilidad, modularidad y equipamiento de serie. Aunque también por popularizar equipamientos de segmentos superiores y por saber conjugar todo ello con un precio atractivo.
Debe ser muy difícil suceder a un modelo que cuenta aún con el favor del público en muchos mercados. Tanto, que el Xsara Picasso seguirá en producción mientras llega la versión de cinco plazas –el año próximo– y la de siete se labra un hueco entre sus competidores (Opel Zafira, Renault Grand Scénic, Toyota Corolla Verso, Mazda5, VW Touran..). Entre tanto, hemos escogido para esta primera prueba el C4 Picasso turbodiesel más potente, el 2.0 HDi 16V de 138 CV, que se asocia irremisiblemente al cambio manual pilotado de seis velocidades. Además, hemos elegido el equipamiento superior (Exclusive), que cuesta 26.380 euros, porque su relación potencia-equipamiento-precio nos parece la más adecuada, sobre todo si tenemos en cuenta que pesa unos 300 kilos más que el actual Picasso y que con el motor 1.6 HDi y siete pasajeros se queda corto.

C4 Grand Picassoprestaciones
Del motor poco se puede decir que no se haya dicho ya. Es el de 138 CV con filtro de partículas que montan otros modelos del grupo. En el amplio vano del Picasso -preparado para acoger mecánicas mayores- ofrece un buen rendimiento y permite cruceros elevados, aunque no es el rey de las prestaciones. Suave y silencioso, acelera bien, recupera raudo y no es glotón, justo lo que se busca para un modelo confortable y espacioso. Solidario al motor trabaja una caja de cambios manual pilotada de seis relaciones -lenta en las transiciones-. Cuenta con cuatro posiciones: marcha atrás (R), punto muerto (N), automática (A) y manual (M), y no dispone de gatillo de seguridad. Así, se puede circular en sexta y pasar a R o N con el mismo resultado: el motor gira en vacío.

Citroën PicassoInterior y maletero
En esta ocasión, antes que comentar las cifras de prestaciones –que no serán un factor principal de compra– o el comportamiento –que es similar o mejor que el de sus rivales– nos centraremos en su innovador interior. Más largo, ancho y alto que el actual Xsara Picasso, el aspecto del nuevo parece estar más próximo a los monovolumen del segmento superior. Pero frente a éstos y a los que militan en el grupo de los compactos, el C4 Picasso es una explosión de luz en el que se abre camino una visibilidad inédita hasta el momento. Y esto sucede porque el parabrisas delantero es gigantesco –gracias a que la traviesa del techo se ha desplazado 30 cm hacia atrás–, cuenta con parasoles deslizantes, los montantes laterales apenas restan luz y también es destacable el tamaño de la luneta posterior, que se abre independiente del portón. En total son 5,2 m2 de superficie acristalada, la mayor del segmento, e incluso puede alcanzar los 6,4 m2 con el techo panorámico opcional. En cambio, de serie se ofrece en el Exclusive una tenue luz que recorre el salpicadero y las puertas y que da un tono cálido al interior, o la que ilumina los portaobjetos de las puertas y que se activa al pasar la mano.
Curiosamente, la distancia entre ejes, que es una de las cifras que suelen marcar la habitabilidad, es ligeramente menor en el nuevo Picasso que en el de cinco plazas; sin embargo, entre sus virtudes contamos la amplitud y la modularidad. La respuesta a esta paradoja la encontramos en los asientos independientes. Los delanteros son amplios, cómodos y recogen bien el cuerpo, aunque el del acompañante merece un asidero en una posición más natural, no tan retrasada. Sus respaldos integran mesitas tipo avión que disponen, opcionalmente, de luz independiente –incluso de DVD–. En los tres asientos siguientes, que se regulan en longitud e inclinación, encontramos una solución que, por vista, no deja de ser ingeniosa, al adoptarse un mecanismo similar al de las butacas de cine, de forma que el cojín se pliega hacia el respaldo para facilitar la entrada a la tercera fila. Tras ellos, y desde el maletero, basta tirar de un asidero para que, sin apenas esfuerzo, dispongamos de una o de las dos plazas adicionales. Aquí no sobra espacio ni a la altura de las rodillas ni de la cabeza, sino al contrario: son sólo recomendables para que viajen niños.
El espacio que liberan estas plazas sirve para transportar pequeños objetos y nos será de gran utilidad si tenemos en cuenta que con todas las plazas ocupadas el maletero se reduce a 208 litros (575 con cinco plazas y 1.951 con sólo dos plazas). Y ya que hablamos de portaobjetos, el C4 Picasso está plagado de ellos. Además de los mencionados encontramos dos sobre el salpicadero, una guantera en el lado del acompañante y, junto a ella, otra refrigerada en el centro. A ellas se suman los huecos de las puertas, los que pueden montarse bajo los asientos o los situados bajo los pies de los pasajeros, por ejemplo.
Como los grandes artistas, el Picasso remata su interior con una atractiva combinación de colores, unos plásticos de buena calidad general, unos ajustes que no desmerecen y un equipamiento completísimo, al menos en el acabado Exclusive, que, entre otros elementos, incluye climatizador y cortinillas laterales para la primera y segunda fila de asientos, regulador y limitador voluntario de velocidad, volante con mandos centrales fijos (con demasiados pulsadores), cuatro fijaciones Isofix de tres puntos de anclaje, testigo de alerta de cinturones no abrochados, freno de mano automático eléctrico, encendido automáticos de luces y limpiaparabrisas, perfumador de ambiente, sensor de aparcamiento trasero, suspensión neumática... Ésta mantiene la altura independientemente de la carga, ofrece la posibilidad de rebajar el umbral del maletero y mejora el confort de los pasajeros al suavizar la respuesta de la suspensión.

MPV PicassoValor de compra
El C4 Picasso llega con sólidos argumentos al segmento de los monovolumen compactos de siete plazas, donde sólo el Renault Grand Scénic le pone las cosas realmente difíciles. El modelo del rombo cuesta poco menos que el Citroën, consume unas décimas menos y su motor de 150 CV presenta mejores prestaciones. Pero el C4 lo compensa con un equipamiento mucho más completo y un comportamiento, gracias en parte a la suspensión neumática trasera de serie, mejor que el de su rival, al no permitir apenas balanceos de la carrocería. Al Opel Zafira lo ataca con un precio más bajo y mejor habitabilidad y consumo, aunque el alemán le da respuesta en el capítulo de prestaciones. El Toyota Corolla es el más asequible de todos, pero también el que presenta un consumo más elevado y una espaciosidad más reducida. Además, no se puede equipar con elementos que en los otros modelos vienen de serie. Si la virtud está en el equilibrio de estos factores, el Picasso está por encima de ese equilibrio y va a poner las cosas muy difíciles a sus rivales, incluidos algunos, como el Mazda5 o el VW Touran, que no figuran en este recuadro. Cómodo para viajar, compacto para moverse por ciudad y estable en curvas, el Picasso llega con argumentos consistentes frente a sus rivales. Y el precio, 26.380 euros –descuentos incluidos–, no será un obstáculo si se elige con criterio

2 comentarios:

Federico Carrizo dijo...

A mi me gusta mucho este modelo, lo vi nuevo en Demotores Igual hay algo que no me convence.
Habria que probarlo en un test drive a ver que tal. Pero muy buena la info

Garcias

angel dijo...

hermoso auto, me encanta.

Related Posts with Thumbnails